En los últimos dos años, 1,2 millones de venezolanos han emigrado

La crisis en Venezuela sigue provocando que miles de ciudadanos salgan del país buscando un mejor futuro.

Según un reportaje del diario The Wall Street Journal, unos 1,2 millones de venezolanos han emigrado en los dos últimos años, tomando como fuente a Tomás Páez, experto en inmigración de la Universidad Central de Venezuela.

El diario estadounidense compara la cantidad de venezolanos que en 2017 pasaron la frontera hacia Colombia, unos 550.000 (este año ya van más de 50.000), con la emigración por violencia que ha llevado a 600.000 sirios a pedir asilo en Alemania o los 650.000 rohinyás que se trasladaron de Birmania a Bangladés por la represión en su contra.

Mientras que en 20 años, tres millones de ciudadanos han abandonado Venezuela, razón por la que también llaman a este fenómeno migratorio la “Diáspora venezolana”.

“A medida que se profundiza el colapso de la economía de Venezuela, el número de los que huyen se está acelerando”, agregó Páez al medio estadounidense.

En tanto, según el programa colombiano Tu mundo hoy, han pasado a Ecuador 200.000 venezolanos en los últimos tres meses, con la intención de quedarse o seguir su camino hasta otros países de la región, la mayoría hacia Perú y Chile.

Diariamente cruzan por esa frontera entre 3.000 y 3.500 venezolanos buscando oportunidades en nuevas fronteras –en algunas ya cuentan con familiares–, según los entrevistados por el programa.

Además mostró que personas de otras nacionalidades piden mayor acción estatal para remediar las largas colas que se forman en migración.

La llegada de venezolanos a Colombia y a otros países de la región crea un desafío.

En tanto que internamente, la situación golpea a diversos sectores de la sociedad venezolana, incluyendo los más desprotegidos.

El diario The Washington Post informó que debido a la crisis y la escasez algunos padres han llegado a tal punto de dejar a sus hijos en orfanatos o hospitales, e incluso en estaciones de metro en la vía pública, según el diario venezolano El Nacional.

La fundación Fundana indicó que recibió a 144 niños durante el 2017, la mayoría porque sus padres no los podían mantener.

Una madre de tres pequeños que están en el lugar, Angélica Pérez, explicó al medio internacional que había entregado a sus pequeños debido a que perdió su trabajo y sus últimos ahorros los gastó en una pomada cuando una de sus hijas, de 5 años, enfermó. “No sabes lo que es ver a tus hijos pasar hambre. No tienes idea. Siento que soy responsable, como si les hubiera fallado. Lo he intentado todo”, dijo Pérez.

El pasado lunes, la CIDH había denunciado en un informe sobre la grave situación en materia de derechos humanos y el deterioro político, institucional y humanitario. Sin embargo, el presidente de la comisión, Francisco Eguiguren, indicó que la comunidad internacional no tiene otro camino que mantener la presión sobre el régimen para buscar una solución.

Tomado de AFP