En la FIFA “Las coimas eran algo habitual”, dice empresario deportivo

Como reyes, todopoderosos jerarcas del fútbol como el argentino Julio Grondona o el brasileño Ricardo Teixeira llegaban en jet privado a la sede de la Conmebol en Asunción, tenían varios Mercedes Benz esperándolos y no pasaban por aduanas ni migraciones.

Y con la ayuda de empresas deportivas regionales y estadounidenses y bancos suizos que inventaban acuerdos de servicios falsos, la entonces cúpula de la Conmebol se embolsó durante años millones de dólares en sobornos a cambio de contratos, relató el martes en el juicio de corrupción de la FIFA un empresario deportivo argentino que hizo una fortuna hasta que se entregó a la justicia en noviembre de 2015.

Alejandro Burzaco, expresidente de la empresa Torneos y Competencias (TyC) y uno de los 42 acusados en el mega escándalo FIFA que ahora colabora con la acusación, fue interrogado por el fiscal Sam Nitze como testigo del gobierno en el juicio a tres poderosos exjerarcas del fútbol sudamericano que insisten en su inocencia.

Se trata del expresidente de la Conmebol Juan Ángel Napout, de Paraguay, el exjefe del fútbol brasileño José Maria Marín y el exjefe del fútbol peruano Manuel Burga.

Burzaco, que prometió devolver USD 21 millones e intenta reducir su sentencia, miró a los ojos e identificó a estos tres excompañeros de congresos y fiestas de la Conmebol y la FIFA en la corte federal de Brooklyn, en el marco del juicio que durará unas seis semanas.

Sobornos, ‘algo habitual’

“Las coimas eran algo habitual”, contó. Entre 2006 y 2015, TyC tenía varios socios como Fox Sports USA, el grupo mexicano Televisa, la brasileña TV Globo, la española MediaPro, la argentina Full Play, el grupo argentino Clarín.

Tomado de AFP 

POSTS POPULARES