Detuvieron cargamento de droga con destino a Viena

A simple vista eran fundas metálicas de cocoa con diferentes saborizantes, como quinua, machica y banano. Los 2.900 empaques, con adhesivos de colores verde, naranja, café y amarillo, estaban guardados en 120 cajas que serían enviados desde el aeropuerto José Joaquín de Olmedo, en Guayaquil, a Viena, en Austria.

El vuelo tendría como escala Estados Unidos. El pasado lunes, al mediodía, el ‘dulce’ cargamento pasó la revisión de rigor en la terminal aérea. El guía del Centro de Adiestramiento Canino (CRAC), Daniel Cáceres, acercó a la can Laika para que olfateara los cartones y esta con el movimiento de su cuerpo alertó que había una sustancia diferente. Carlos Alulema Miranda, director nacional de Antinarcóticos, informó -la mañana de ayer- que el polvo fue sometido a la prueba cromatógrafo en el laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses y se comprobó que se trataba de clorhidrato de cocaína.

El peso de la carga es de tonelada y media, sin embargo no toda es de droga. Alulema explicó que el estupefaciente cuando llega a su destino es separado.

“Así como mezclan la sustancia, luego es separada con un procedimiento químico. Regularmente el mismo químico que viaja para combinarla, viaja al otro lugar para extraerla”.

Adicionalmente detalló que los delincuentes se ingenian nuevas formas de camuflar los narcóticos para evitar los controles. Lo han hecho con melaza, con café, con tejidos, entre otros.

Para exportar el cargamento, los narcotraficantes crearon una empresa para la exportación de productos orgánicos artesanales.

Diario El Telégrafo 

POSTS POPULARES