Desde joyas hasta condones: Boda real impulsa comercio británico

Los comerciantes británicos tienen grandes expectativas en la boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle, por la que planean vender platos, tazas, cervezas y hasta preservativos.

A horas del anuncio de su boda, la joyería en línea Jewlr.com lanzó una réplica del anillo de compromiso y la empresa de cerámica Emma Bridgewater anunció la venta de una taza conmemorativa con la leyenda “Enrique y Meghan están comprometidos”.

También se creó una vajilla, que se fabrica en Stoke-en-Trent según una técnica de hace 250 años, y que incluye desde la taza de café a 36 dólares y el plato a 69 dólares, sin olvidar la jarra de cerveza. Los beneficios de esta vajilla irán al Royal Collection Trust, la fundación responsable de la conservación del patrimonio real.

Frente a estos productos tradicionales, algunos tratan de distinguirse por su originalidad ante la boda del 19 de mayo.

Por ejemplo, , la marca Crown Jewels Heritage Condoms propone preservativos “perfectos para un príncipe”, a un precio de 14 dólares el paquete con cuatro. Vienen en una caja con la foto de los novios que al abrirla interpreta los himnos británico y estadounidense.

A la venta de souvenirs hay que sumar que los bares y los cafés cerrarán más tarde y esto supone ingresos de 120 millones de libras, según la organización Centre for Retail Research.

Sin embargo, la consultora Brand Finance estima que el impacto económico de la boda podría llegar a superar los 1,000 millones libras (1,400 millones de dólares).

 

Tomado de Expansión