Consejos para prevenir la artrosis a partir de los 35 años

Entre los síntomas más habituales de la artrosis destacan:

  • Dolor articular y rigidez
  • Hinchazón prominente a nivel articular
  • Crujido o chirrido con movimiento de la articulación
  • Disminución de la función articular

 

¿Cuáles son sus causas?

Si bien es cierto que existen muchas razones para la aparición de esta condición, dentro de las más comunes se encuentran:

  • Sedentarismo
  • Exceso de actividad física
  • Alteraciones mecánicas del cuerpo
  • Traumatismos y microtraumatismos
  • Debilitamiento del cartílago como producto de una mala alimentación.

Aunque tiene un componente genético, las causas más comunes suelen estar relacionadas con los hábitos de vida. La obesidad es la principal causa, por lo que es necesario cuidar la alimentación desde temprana edad. Los niños obesos son propensos a padecer artrosis en algún momento de sus vidas.

Aunque parezca irónico, el ejercicio también puede causar artrosis. Por supuesto, solo si es muy intenso y si se hace en exceso. Los deportistas como boxeadores, futbolistas o los que practican halterofilia tienden a desarrollar artrosis con el tiempo.

6 consejos para prevenir la artrosis a partir de los 35 años

Como muchas enfermedades, la artrosis también se puede prevenir, puesto que no está condicionada estrictamente por factores genéticos, aunque en algunos casos sí pueden influir. Son los hábitos de vida los que tienen mayor peso en la aparición de la enfermedad.

Su prevención resulta relativamente sencilla, pues consiste en:

1. Estar informados sobre la enfermedad

Esto no es importante solo para quienes la padecen sino que resulta muy valioso para cualquier persona. Es fundamental si se encuentran en los grupos de riesgo más comunes: mujeres, deportistas y personas que sufran de obesidad.

Saber todo lo relacionado con la enfermedad te ayudará a tomar las previsiones necesarias para evitar lesiones y el padecimiento de la enfermedad más adelante. Además, si alguno de tus familiares resulta diagnosticado, será de mucha utilidad para enfrentar la enfermedad.

2. Realizar actividad física moderada

La actividad física permite el fortalecimiento de los músculos y articulaciones. En caso de ser deportista es muy importante realizar la actividad física bajo la supervisión de un entrenador y acudir al médico periódicamente para que este revise el estado de las articulaciones.

Si apenas estás empezando con tu rutina deportiva también es muy importante contar con la supervisión de un profesional. Además, debes complementar la actividad física con información sobre cómo se realizan los ejercicios. Esto te ayudará a dominar mejor cada movimiento sin sobrecargar los músculos, huesos y tendones.

3. Mantener una alimentación balanceada para prevenir la obesidad

La pérdida de peso en el caso de personas obesas alivia la sobrecarga de las articulaciones y, por ende, frena la aparición de la artrosis. Tener una alimentación balanceada permitirá que la persona mantenga el peso adecuado para su edad y estatura.

Mantén una alimentación rica en nutrientes, vitaminas y minerales. Reduce el consumo en exceso de grasas saturadas, carbohidratos y azúcares. No solo te ayudará a evitar la artrosis, sino también enfermedades cardiovasculares.

4. Mantener una alimentación rica en suplementos que nutran al cartílago

El consumo de suplementos como colágeno hidrolizado, condroitín sulfato, glucosamina y ácido hialurónico es ideal para nutrir al cartílago. Se recomienda una dieta rica en estos suplementos o su ingesta en forma de cápsulas.

Algunos suplementos, como la glucosamina, ya son producidos por nuestro cuerpo y se encuentran alrededor de las articulaciones. Sin embargo, a medida que se envejece, el grado de este suplemento desciende y la articulación se debilita. Por ello es importante consumirla con frecuencia.

5. Evitar las cargas pesadas y movimientos repetitivos de las articulaciones

Someter a las articulaciones a gran esfuerzo hará que se debiliten. En caso de levantar cargas pesadas se debe hacer con precaución y poca frecuencia. De igual forma, realizar movimientos repetitivos de las articulaciones podría desgastarlas y esto aumentaría las probabilidades de padecer artrosis.

  • Si estás lesionado y realizas actividades o trabajos exigentes, toma pausas con frecuencia.
  • También protege tus articulaciones con la ayuda de implementos como coderas y rodilleras para evitar complicaciones.

6. Utilizar calzado adecuado

Los zapatos que den estabilidad al caminar y amortigüen correctamente las pisadas son los más indicados para prevenir la enfermedad. No se recomienda el uso en exceso de tacones altos.

Si bien puedes utilizar zapatos de tacón en ocasiones especiales, es recomendable no usarlos diariamente. Esto solo ocasionará inestabilidad a tu cuerpo en cada pisada. Tus posibilidades de sufrir una caída aumentan y, además, el zapato no absorbe correctamente el impacto entre el piso y tu pie. Por tanto, podría aumentar el riesgo de lesiones.

Sigue estos simples consejos para disminuir tus probabilidades de padecer artrosis. No sobrecargues tus articulaciones y cuídalas. Si sientes dolor en las rodillas, caderas o manos, recuerda visitar cuanto antes a tu médico para que te diga qué puede estar pasando. No esperes a que sea demasiado tarde.

 

 

 

Mejor con Salud

POSTS POPULARES