CAPAYA: “Estoy preso pero siento mi conciencia libre”

“Yo vine libremente a Ecuador a pagar un error, porque fui juzgado (por el delito de cohecho) y vine a pagar mi error acá. En Estados Unidos yo estaba libre, pero sentía mi conciencia presa. Ahora estoy preso aquí, pero siento mi conciencia libre”.

Esa fue una de las frases usadas ayer por Carlos Pareja Yannuzzelli, exgerente de Operaciones de Petroecuador, en su testimonio dentro de la audiencia de juzgamiento por el delito de delincuencia organizada que habría ocurrido dentro de la estatal de petróleos de Ecuador. Este fue el sexto día de audiencia dentro del caso.

Pareja Yannuzzelli en una hora y dieciséis minutos de testimonio explicó que con la estructura que existe en Petroecuador “es muy fácil” determinar quién tiene la responsabilidad en un contrato. Criticó que en este caso se esté usando la misma asistencia penal de Panamá que se manejó para sentenciarlo por cohecho.

El exfuncionario petrolero señaló que las necesidades de adquisiciones vienen determinadas desde la Unidad Usuaria específica de Petroecuador y que en cada contrato existe un fiscalizador y administrador que se encargan de que el convenio se realice acorde con lo solicitado. En ambos casos, dijo Pareja Yannuzzelli, el gerente no tiene nada que ver.

“Es fácil encontrar quién es el responsable en un contrato: el fiscalizador y el administrador de ese contrato, nadie más. El gerente no sabe cuántos metros se ha pintado en una obra y si hay un gerente que va a contar los metros pintados, es un gerente vago. El gerente no está para contar los metros de pintura”, aclaró.

El exgerente aceptó conocer a los coprocesados Marco C., exgerente de Petroecuador, y Diego T., exsubgerente de Operaciones de Refinación, pero aseguró que jamás se juntó con ellos para cometer un delito y peor recibió, entregó, pidió o le pidieron contratar a dedo a una empresa para la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas.

Reconoció que su mayor error y por el que está pagando “muy caro” fue el haber recibido como regalo de Álex Bravo, exfuncionario de Petroecuador sentenciado en este caso a 40 meses, la empresa Capaya. “Lo que más me duele es que ni siquiera lo usé (el dinero de Capaya). Nunca tomé un centavo porque no lo necesitaba, fue una novelería”.

Finalmente, Pareja Yannuzzelli está 100% seguro de que a él se le inició una serie de procesos administrativos en la Contraloría y procesos legales en Fiscalía porque dijo en los denominados Capayaleaks que el excontralor Carlos Pólit y el exfiscal Galo Chiriboga, de forma separada, habían recibido dinero en un hotel de Quito.

Luego de la presentación del testimonio y de la prueba documental, la audiencia quedó suspendida para el 24 de octubre.

Diario El Universo 

POSTS POPULARES