Assange causó tensión entre España y Ecuador 

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, logró que las relaciones entre España y Ecuador se enturbiaran. Los tuits enviados por el australiano sobre la independencia catalana, emitidos en su exilio en la Embajada ecuatoriana de Londres, habría molestado a Madrid. Así lo informa hoy, 16 de junio, el diario británico The Guardian, como seguimiento a su investigación del aporte de USD 5 millones del Estado ecuatoriano para proteger al activista. “La intervención de Julian Assange sobre la independencia de Cataluña creó una brecha entre el fundador de WikiLeaks y el gobierno ecuatoriano, que ha hospedado a Assange durante casi seis años en su embajada de Londres, según ha sabido The Guardian”, dicen las primeras líneas del artículo para tratar lo que denominan ‘Operación Hotel’. Fuentes diplomáticas que pidieron el anonimato se refieren que la reacción española fue “violenta” y que preocupó al gobierno de Lenín Moreno.

The Guardian da cuenta de la cita de dos independentistas (Orio Soler, empresario y editor catalán, y Arnau Grinyó, experto en campañas de comunicación en línea) a la sede diplomática en noviembre del 2017, pocos días después de que Madrid interviniera en Cataluña por la declaración unilateral de independencia. “Assange ha criticado abiertamente el manejo de la crisis catalana en Madrid y describió el movimiento independentista como ‘la redefinición de la relación entre las personas y el Estado’, y ‘el proyecto gandhiano más disciplinado desde Gandhi’”, cita The Guardian. Además, “un diplomático español le dijo a ese diario que España ‘transmitió un mensaje’ a las autoridades ecuatorianas de que Assange estaba utilizando las redes sociales para apoyar al movimiento secesionista y enviar mensajes “que están en desacuerdo con la realidad”.

La publicación señala, además, que han sido varias las veces que España le informó las incomodidades que le generan las actividades proindependencia catalana. “La fuente dijo que el ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, también abordó el tema y dijo que se habían hecho intentos “para intervenir, manipular y afectar lo que debería ser el curso democrático natural de los acontecimientos en Cataluña”. El presidente Moreno le recordó a Assange, a finales del año pasado, que no podía inmiscuirse en asuntos políticos de Ecuador, país del que tiene la ciudadanía, ni de otros estados. Pero Assange volvió a tuitear sobre la detención del líder independentista catalán, Carles Puigedmont en Alemania, una acción que comparó con la que realizó la Gestapo, en 1940, contra el entonces presidente catalán, Lluís Companys, quien finalmente fue fusilado luego de ser entregado a los franquistas. Entonces, Ecuador le suspendió la conexión a internet.

 por Diario EL COMERCIO