90 días para mejorar seguridad en Aeropuerto de Guayaquil

29  personas fueron entrevistadas  y  se revisaron 500 horas de grabación de 358 cámaras de seguridad como parte de la investigación que realizó la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) por   la muerte de dos polizones que cayeron del tren de aterrizaje de un avión que se dirigía a Nueva York, el 26 de febrero.

La entidad emitió ayer su informe técnico en el que se detectaron fallas en la seguridad, pues se  concluye que   los polizones violaron los tres  perímetros de seguridad (concesionaria, operadora y compañía de seguridad) existentes en la terminal aérea.

Jorge Herrera,   encargado de Seguridad y Prevención Aeroportuaria, indicó  que a las 04:40 se observa en los videos  las siluetas de dos personas  que ingresan al tren de aterrizaje por la parte posterior del avión.

Pese a que los investigadores revisaron las bitácoras  de trabajadores  de  custodia, mantenimiento y apoyo de la nave, no se logró  identificar a quién  o quiénes habrían dado acceso a los polizones.

Carlos Álvarez, director de DGAC, indicó que no se logra visualizar de manera clara lo que habría pasado,  pues el sistema de cámaras no es moderno y al igual que otros  necesita ser mejorado.

A partir de ahí, el funcionario  leyó   recomendaciones para  la concesionaria, la compañía de seguridad y Latam.

Señaló que  debe fortalecerse y actualizarse procedimientos y controles, además de   contratar más personal y capacitarlo, en un plazo de 90 días.

Además de revisar y mejorar el cerramiento perimetral en varios tramos.

Ya en marzo, como acción correctiva se dispuso a Tagsa, el  operador del aeropuerto, elevar el nivel de amenaza de bajo a medio. Este nivel se aplica cuando existen condiciones que permiten mantener una constante alerta sobre circunstancias frecuentes que alteren el normal funcionamiento.

Si la Fiscalía determina indicios de responsabilidad penal de la aerolínea, esta podría  perder el permiso de operaciones, dijo Álvarez.

Diario El Universo